Now I am told that this is life, and pain is just a simple compromise ♪♪

jueves, 27 de enero de 2011

Capitulo #1'

- Mi nombre es Catalina y estoy aquí por mi problema con las drogas y el alcohol.-

- Un gran aplauso de bienvenida para nuestra nueva integrante.- Dijo Pablo, y enseguida todos aplaudieron.

Tengo 16 años, vivo con mis padres, corrección, vivo con mi papá, ya que mi madre pasa la mayor parte del tiempo con sus amantes; Tengo un hermano mayor, Carlos, siempre me apoya, aún cuando hace 3 años, o algo así, se fue de la casa. No lo culpo, mucho menos después de que supe por todo lo que tuvo que pasar, pero sí que me hace falta y lo extraño un montón.

Quizás eso fue lo que me incitó a salir, a conocer a otra gente, a probar cosas nuevas al principio, pero después se volvió una adicción… una maldita costumbre.
Aparte de mis problemas, o más bien, a raíz de ellos tengo un serio problema con las drogas y el alcohol hace más o menos 2 años; y por lo menos ahora lo asumo.

Nunca pensé dejarlo, ni quise; pero tampoco quise terminar en un hospital, y menos en el estado en el que estaba; Pero de alguna forma, ahora sé que fue por alguna razón que pasé por todo lo que pasé. Un día en el hospital cambió muchas cosas en mi…

1 año atrás…

Estábamos en la casa de Camilo, un chico al que conocía hace unos meses. Al principio no éramos más de 7 personas allí, después de todo era una junta que habíamos planeado sólo unas horas antes.

Cuando estuvimos todos, fuimos a comprar; obviamente no compraríamos papas fritas ni bebida. Esa noche íbamos a emborracharnos, cada uno tenía alguna razón, pero no entraré en detalle.
Vodka, Ron y Cerveza, fue lo que decidimos comprar.

Pero no queríamos solo alcohol. Queríamos olvidarnos hasta de nuestros nombres, así que nos dirigimos a una plaza, en donde sabíamos que vendían hierba. Nos sentamos a esperar que pasara alguno de los vendedores conocidos, cuando llegó un chico a invitarnos a una fiesta que había en una casa cerca de ahí.

Una hora después, con algo de vodka en nuestros cuerpos, entramos a la casa del desconocido.

Bailamos, hubo uno que otro toqueteo, pero estaba tan acostumbrada que ya ni siquiera me molestaban.

Camilo me vino a buscar para el momento tan esperado; no dudé cuando dejé al chico bailando con la muralla, era hora de lo mejor. Íbamos a fumar.

Matias sacó el papelillo de su billetera y Camilo puso la hierba; lo sellaron y casi en un minuto estuvo listo. Lo encendieron y uno a uno iba causando su efecto; llegó mi turno, aspiré todo lo que pude y casi de inmediato pude sentir que volaba. Cerré los ojos y moví mi cabeza al ritmo de la música, volví a aspirar y en ese momento no sabía de nada.

Llegué al principio de las escaleras, no había bajado ni un peldaño cuando se acercó un chico a besarme, y yo no me negué. Me apoyé en la baranda y ese es mi último recuerdo de ese día.

Mis manos estaban llenas de agujas, había cables y el constante pi pi pi del aparato que estaba a mi lado. Éramos yo y la televisión en esa habitación asquerosamente blanca. El Hospital…puaj!

Abrí los ojos lentamente, acostumbrándome a la luz.

-Por fin despiertas.- Una voz desconocida me habló.- el doctor vendrá a revisarte en unos minutos, seguramente para darte el alta.- Era una enfermera.- Tu hermano está afuera, quieres que le avise que despertaste?

-No.- Mi voz sonaba débil.- prefiero dormir.- Ella asintió y salió de la habitación con un montón de papeles.

Odiaba estar acá, odiaba estar sola, seguramente no me podría dormir por el fastidioso sonidito de la maquina, pero lo que más odiaba era que Carlos se hubiera enterado.

Quería estar con mi hermano, quería hablar con él y contarle todo lo que había pasado, pero no podía permitir que me viera así, no quería que me preguntara; no aguantaría su cara de decepción. No nuevamente.

Intenté dormir, pero no podía con todas las cosas que se me venían a la cabeza; ví mi bolso en el velador que había al lado de la camilla, lo abrí y encontré las pastillas milagrosas, pastillas para dormir. Tomé 2, algo que era malo, pero una no hacía efecto en mí. Rápidamente comencé a quedarme dormida y los tontos pensamientos no pudieron contra el sueño.

Para cuando desperté ya había anochecido, la voz de mi padre sonaba en el pasillo. Hablaba con alguien.

-…respondió bien al medicamento, pero su cuerpo no aguantará otra recaída. Han sido dos y temo que si hay una tercera, en el estado en que estaba, no resistirá.

-Entiendo…muchas gracias doctor.- Cerró la puerta y caminó hacia mi.

-¿Puedo irme? - pregunté cuando estuvo al alcance de mi vista

-¿Porqué hija? ¿Porque me haces esto de nuevo Catalina? … me lo prometiste.- Verlo tan preocupado, enfadado y decepcionado realmente me dolió; yo se lo había prometido pero simplemente…

-Se me escapó de las manos.- respondí seca

-¿Se te escapó de las manos? Esa es tu excusa? Así le llamas a emborracharte como si no hubiera mañana? A drogarte en la casa de un desconocido? .. por favor Cata, por lo menos dame un excusa buena; sabías lo que pasaría, no es la primera vez

-Lo sé… es que discutí con Paula de nuevo, estaba con rabia …

-¿Y cada vez que pelees con tu madre pasará esto? La próxima vez puede que no tengas tanta suerte y yo no quiero perderte.- Dijo con un hilo de voz.

-Pero…que fue lo que pasó? .- Cambié de tema, si seguíamos ambos terminaríamos llorando.

-Te caíste por la baranda de una escalera, caíste como trapo al suelo… imagínate te hubieras golpeado la cabeza…- apenas pudo continuar.- Tu ropa está en el baño, te espero afuera en 15 minutos.- Salió apresurado.

Al incorporarme me mareé un poco, por lo que tuve que sujetarme de la camilla.

Fui hasta el baño y vi mi ropa colgada.

Me lavé las manos y ví mi reflejo en el espejo. Tenía el lado derecho de la cara rojo y algunos moretones en los brazos. Con cuidado abrí la llave y mojé mi cara. Se sentía muy bien, aunque me ardía un poco.

Busqué en mi neceser una peineta, que por suerte siempre llevaba; Tomé la polera sin mangas, negra con líneas blancas y el pitillo azul oscuro que mi papá había traído. Me los puse y luego mis infaltables converses, obviamente negras. Me puse algo de base y rimel; nuevamente me miré al espejo y había mejorado bastante mi aspecto. Ordené mis cosas, tomé mi bolso y salí de allí.

Caminé por los largos pasillos, viendo los carteles que apuntaban a la salida; doblando por uno escuché sollozos. Normalmente me habría dado exactamente lo mismo, o ni siquiera los habría escuchado por lo fuerte que llevaba mi música, pero quizás finalmente si me había dado un buen golpe en la cabeza y me había afectado, así que caminé hasta una esquina, en donde estaba una pequeña de unos grandes y hermosos ojos verdes.

-Hola.- ella me miró.- ¿estás perdida?

-Si.- dijo entre sus sollozos.

-¿Cuál es tu habitación? –

-No sé.- contestó.- venía con mi hermano y de repente ya no estaba.- Terminó la frase muy triste.

-Entonces…te ayudo a buscar a tu hermano? .- pregunté mientras le tendía la mano par ayudarla a pararse.

-Enserio?

-Claro que si.- saqué el celular y le mandé un mensaje a mi papá para que me esperara un rato más.- Cómo es tu hermano?

-Es aaaaaaalto y tiene el pelo café, hoy día anda con una camisa gris.- Asentí y comencé a caminar hacia donde los carteles decía que era pediatría. Pasamos varios pasillos buscando al chico de la camisa gris.

-Como te llamas peque?

-Florencia y tu?

-Que lindo nombre, yo me llamo Catalina, dime Catty; cuantos años tienes?

-5, pero voy a cumplir 6 en unos meses. Y tu?

-16, casi 17.

Alguien gritó.

-Flor! - y ella salió corriendo a sus brazos.

Un chico que aparentaba unos 19, alto, con los mismos ojos de Flor, y el pelo castaño intermedio, la tomaba en brazos. Llevaba puestos unos jeans, una camisa gris abierta que dejaba ver una polera del mismo color, y un gorro de punto, que me hizo recordar al sexy Justin Timberlake en el video Love Dealer. En verdad era muy lindo. Me había quedado pegada mirándolo y aluciné con su sonrisa perfecta.

-Catalina verdad? - yo asentí.- Gracias por traer a Flor, estaba súper preocupado

-De nada, no iba a dejarla ahí.- me encogí de brazos y le sonreí.

-Gracias Catty.- me dijo la pequeña estirando sus brazos para darme un abrazo, al que yo respondí.

-De nada peque.- le di un beso en la frente.- ahora tengo que ir a –perdí el equilibrio y casi caigo, pero el hermano de Flor me agarró antes de caer.

-¿Estás bien? - preguntó preocupado.

-Sisi, solo me mareé un poc .- otra vez

-Mejor sentémonos.- me llevó hasta los asientos que estaban cerca.- Flor, por que no le pides pastillas a alguna enfermera?

-Si, yo voy! .- Corrió hasta una enfermera y entró con ella en una sala.

Después de unos minutos me incorporé, mucho menos mareada.

-Mejor?

-Algo así, gracias ..

-Diego.-completó

-Gracias Diego

-Tienes como ir…-

-Diego Stifler .- llamó la enfermera

-Acá

-Su hermana sufrió otra recaída, ya está bien, pero quiere verlo.- Diego se levantó de su asiento y me miró, yo sin dudarlo lo seguí; pasamos unas puertas para encontrarnos con más pasillos. Entramos a la habitación 315 y ahí estaba Flor, acostada en la camilla, muy pálida.

Un doctor comenzó a hablar con él, mientras yo fui a tomar la mano de la pequeña, que se veía muy débil en ese momento

-Diego?.- preguntó débilmente, aún con los ojos cerrados.

-No, soy Catty

-Catty.- dijo esbozando una sonrisa.- estás mejor?

-Si, pero estoy preocupada por ti…cómo te sientes?

-Tengo un poco de frío, pero estoy bien .- Busqué alguna manta, y cuando encontré una la puse encima de ella. – Gracias..- Buscó con la mirada a su hermano..-Diego?

-Dime .- dijo acercándose

-Cuando me voy a poder ir?

-Dijo el doctor que ahora te harían otros exámenes.- Flor hizo puchero.- son solo 2, y en cuanto estén te podrás ir.-dijo alentándola.

Nothing heard, nothing said, can’t ever speak about it ♫ Empezó a sonar disturbia. Era mi celular.

-Aló?

-A donde te fuiste? No me digas que estás con tu amiguitos de nuevo

-No papá, estoy en el hospital aún

-Quieres que te vaya a buscar?

-No, me voy caminando

-Directo a la casa Cata. Te espero en media hora aquí.

-Okey, chau.-

-Adiós

Ví la hora en el reloj del teléfono y me di cuenta de que habían pasado 3 horas desde que había salido de mi pieza. Eran las 9.

-Bueno, yo me tengo que ir.- dije mientras entraba

-No nos volveremos a ver?.- preguntó con tono triste. Flor era una pequeña muy tierna, siempre quise una hermana así.

-Claro que si….puedo venir mañana, si quieres

-Siii!

-Entonces estaré aquí a las 3’30 mañana.- le di un beso en la frente.- adiós Flor

-Te voy a dejar

-No es necesario

-No te lo estoy preguntando, es tarde y el auto está afuera..- dijo amablemente.- vamos? .-

-Vamos.- caminamos por los pasillos del hospital, yo lo seguía a él, quien parecía conocía de memoria la salida. Llegamos a su auto, un volvo plateado. No pude evitar reírme.

-Que pasó? .- preguntó extrañado.

-Nada.- me encogí de hombros.- una estupidez

-Pero dime.- me incitó, divertido, mientras me abría la puerta del copiloto. Se dio la vuelta y subió al lado del conductor..-y?

-Te vas a reír.- miré mis manos, estaba nerviosa por estar con un chico lindo, en su auto, y además con su mirada fija en mi.- Es que tienes el mismo auto que Edward Cullen, eres todo un caballero y tu piel es blanca.- Ambos reímos por las estupideces que dije

-Pero no tengo la piel fría.- tocó mi mano con la suya y yo solté una risa estúpida, creo que parecía enferma mental o algo así por como me estaba comportando; y es que definitivamente yo nunca fui así. Mi única explicación era que el accidente me había afectado las neuronas, pero los exámenes no lo comprobaron.- No te ves como el tipo de chica que vió crepúsculo y ama a los vampiros.

-Eres el único que lo sabe, así que más te vale quedarte callado.-lo miré entrecerrando los ojos.-además, tu tampoco te ves como un chico al que le gusten los …- no me dejó terminar

-Tengo una hermana pequeña por si no lo recuerdas y ella ama a los vampiros.- dijo rápidamente

-Excusa Fácil .- dije yo bromeando.- pero no te preocupes, yo guardaré tu secreto

-Oh gracias Cata, mi actitud de macho se vería aplastada si supieran que me gusta crepúsculo.- Reímos. Nuestra absurda conversación sobre vampiros terminó.- Dónde vives?

-En monseñor miller

-Enserio? , cómo es que nunca nos vimos? yo vivo en condel

-No lo sé, los misterios de la vida..- o quizás que nunca estaba en mi casa, por ejemplo.

En el poco tiempo que nos tomó llegar a mi casa, supe que Diego era skater de 17 años, tenía un hermano mayor, era sobre protector con su hermanita, no fumaba ni tomaba, algo realmente bueno y para mí raro, por que todos los chicos que conocía eran unos ebrios fumadores compulsivos. Además de lo extremadamente caballero que era, es amable, simpático y tierno; era fácil hablar con él, el chico realmente me agradaba y quería conocerlo más; pero también sabía que tendría que decirle sobre mi problema, algo extremadamente difícil para mi.

-Conoces a Carlos?.- dijo mientras miraba en edificio.

-Es mi hermano.- lo miré extrañada .- porqué?

-Mi hermano es compañero del tuyo, una vez vine acá a buscar una cosas para Vicente, pero tú no estabas.

-Oh.- dije sorprendida, si hubiese sabido que iba él seguramente no salía.

-Mándale saludos de mi parte

-Bueno…entonces nos vemos mañana

-Nos vemos mañana, adiós.- dijo mientras se subía al auto.

-Chau.- le respondí para luego darme la vuelta y abrir la reja.

Subí hasta el tercer piso, no había nadie en el departamento, lo que me extrañó un poco ya que mi papá dijo que estaría. No le di mayor importancia, entré a mi pieza, me puse el pijama y me quedé profundamente dormida.

Hahá :z por fin terminaado c: espero qe leees guste .-

5 comentarios:

Hibbytα (: dijo...

La primera parte me recordó a las películas, las típicas reuniones doble A.
- Hola, me llamo _____ y soy alcohólico/a
- Hola ______
xDDD
Bien, sigamos :P
Que amor es Flor y Diego se las trae ô.ô xD
Yo también pensé a Edward cuando vi que era un volvo e.e Es inevitable :P
Me gusta que la historia sea de temas reales, de drogas y cosas si. Creo que soy más de cosas realista que de fantasías :B
Buee', me voy.
Byee

flo molas dijo...

holaaa
me encanto la nueva historia esta genial... me encanta encima la pequeña se llama como yo ;D jaja
pero bueno... me encanto publica pronto!
besos!
Flo Molas

gaby..!!* dijo...

Hola muy buena capitulo, espero que sigas y sigas con esta historia porque creo que tiene para rato.

Ja, yo tambien pense en Edward cuando lei lo del volvo, es que es como un pensamiento inconsiente xD

Bueno, gaby. Nos vemos bye..!!

flo molas dijo...

hey recomendarias mi blog es...http://monmolitaslocura.blogspot.com/ pasa a verlo ;D

Amancay dijo...

Hola!!
Parece bastante interesante la nueva novela.
Siguela pronto :)
besos

We all learn to make mistakes